Extra

Castillos de arena

20140901_150703
Manhathan Beach- Foto: Iliana Salguero

Eran las 3:14 de la tarde. Un cielo azul adornado con hilos de oro le daba la bienvenida a septiembre.

La arena estaba cubierta de sombrillas de colores de vivos y de personas que recibían rebosantes de alegría los rayos de sol.

Familias reunidas disfrutaban del día libre con refrescantes bebidas y comida traída desde casa, se les veía plenos.

Yo, que estaba parada en el muelle, desde arriba observaba encantada como esas personas dejaban atrás el ajetreo del trabajo, los problemas y las preocupaciones.

Mi atención, primero la capturó una pequeña que estaba enterrada bajo un poco de arena en forma de sirena, con unos lentes color rosado inscribía ese momento en su álbum de cosas inolvidables.

A pesar de las cientos de personas que estaban ahí, algunos tomando una siesta, otros riendo a carcajadas con los amigos y otros simplemente admirando al abrumador océano, una familia logró capturar no sólo mi atención, también mi corazón.

Tres pequeños y su papá armaban un castillo de arena, con una torre en cada esquina y una entrada tan majestuosa como sólo se describen en los libros de hadas y duendes.

El papá corría bajo un clima de más de 90 grados Fahrenheit a traer agua para que sus hijos mojaran la arena y pudieran proseguir con la monumental construcción, uno se encargaba de afinar los detalles con una herramienta de juguete, los otros daban forma a las torres.

Trabajan entusiasmados, felices, literalmente felices. Tanta era su felicidad que yo podía visualizarlos convertidos en todos unos caballeros llevando a su viejo a la playa y diciéndole “papá se acuerda cuando armamos un castillo de arena en esta misma playa” y el orgulloso padre respondía: “cómo olvidarlo, si nunca fui tan feliz”.

Y es que se tenía que estar ahí para entender que ese padre estaba construyendo algo más que un castillo de arena. Estaba construyendo una inquebrantable relación con sus pequeños, estaba demostrándoles que él iba estar ahí para cimentar sus vidas, que no importaba las circunstancias, que ni el calor, ni nada iba a evitar que él hiciera todo lo que estuviera a su alcance para verlos sonreír.

Había que estar ahí para ver como esos niños observaban orgullosos a su padre regando la arena, aplanándola. Lo idolatraban.

El sol dejaba de incomodar cuando uno se deleitaba con esa imagen de amor, de compromiso y de plenitud.

Y es que ese padre estaba marcando la vida de sus hijos, ellos nunca, jamás, van a olvidar el día que su padre los llevó a la playa y los ayudó a construir un castillo de arena. En la escuela lo van a presumir.

Cuando vayan a la universidad y se sienten a conversar con sus nuevos compañeros y hablen de sus padres y de las tradiciones que tiene en su familia, van contar orgullosos la tarde de ese primero de septiembre.

Cuando conozcan a la chica de sus sueños le van relatar a detalle como su papá los ayudó a crear un castillo de arena en una de las tardes más divertidas de su infancia, y van a compartir con ella su más grande anhelo de repetir esa historia con sus propios hijos.

Cuando la tristeza inunde su corazón van recordar este día y automáticamente van a sonreír.

Hoy, ese pequeño castillo de arena se convirtió en un capitulo imborrable para los tres pequeños constructores. Enseñándonos que son las pequeñas las que hacen la diferencia.

Anuncios

Un comentario sobre “Castillos de arena

  1. Muy.cierto Esa historia.bella.que.tuve.LA suwrte…de.estat.alli.y si.fue.estupendo.ver como.un.padre.no.le.importa.la.inclemencia.del.tiempo.enm.este.caso.calor.abrumante…que.no.le.importi.para.compartir.con.sus.tres.pequenos.belllo

    Me gusta

Dime qué piensas de este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s