Sin categoría

Me hubiera gustado conocerte más…

Me tomó 23 años y cinco meses confesar lo que estoy a punto de decir.

Sí, estoy hablando de vos, a quien me he dirigido por tu nombre propio desde que tuve la facultad para tomar mis decisiones, porque llamarte como todos los niños llaman a su padre me parece incómodo, inapropiado.

Ayer mientras manejaba mi mamá relataba varias historias sobre tus miles de trabajos y como en todos tenías éxito y terminabas echándote el jefe a la bolsa, entonces entendí que me hubiera gustado conocerte más.

“La primera Navidad que trabajó en La Curacao nos llevó regalos a todos”, contó mi mama mientras yo marchaba sobre la 6th Street.

“¿Qué me llevó?”, alcance a preguntar antes de que me inconsciente me prohibiera articular esa oración, porque no me gusta hablar de vos.

“Una muñeca, un cochecito y el primer Nintendo para tu hermano”, respondió.

Hoy alguien me explicó que esa conversación sólo fue la pauta para empezar a vivir tu duelo y para entender que yo también soy frágil, así de frágil como suena la palabra misma.

A lo largo de mi vida la gente, tíos, primos, abuelos y lógicamente mi mamá y mi hermano, me han hablado de vos, de tu integridad, de tu carácter serio, pero irresistible, de lo inteligente que eras, de tu amor por el futbol y tu habilidad con los números; también han hablado de tus problemas de alcoholismo, pero siempre han acabado por minimizarlo en comparación con tu responsabilidad y tu rol como padre. Yo he tenido mis dudas, aún las tengo, quizá las tenga siempre.

También me han contado sobre tu muerte, pero estoy segura que de eso sabes más vos que ellos, han dicho que querías llevarme con vos ese día, pero era la hora de mi siesta y preferiste no enojar a una pequeña de dos años por no dejarla dormir. Me han contado que el ruido del accidente me provocó un gran susto y seguro sabes que hay sonidos que aún me ponen nerviosa.

Han hablado mucho y yo he escuchado mucho. He visto tus fotos, pero no por mucho tiempo.

Hoy también me dijeron que todos he estos años he evitado hablar de vos porque estoy enojada, porque por muy egoísta que parezca estoy enojada porque me dejaste, aunque no tuvieras control de eso.

Hoy, por primera vez me di permiso de extrañar tu ausencia y mostrar mi debilidad y quizá sepás lo mucho que detesto mostrarme débil.

Pero es que entendí y sobre todo acepté (casi en contra de mi voluntad) que me hubiera gustado conocerte más.

Me hubiera gustado que me llevaras al kínder o que estuvieras en mi fiesta de 15.

También me hubiera gustado verte en mi graduación o pedirte un consejo cuando no sabía a qué universidad ir.

Me hubiera gustado contarte que tengo el trabajo de mis sueños.

Me hubiera gustado hablar de futbol con vos y mostrarte que manejo muy bien.

Me hubiera gustado tener la posibilidad de que caminarás conmigo si algún día me casó con el que yo considero el hombre de mi vida y vos el inútil más grande.

Me hubiera gustado llegar a casa y encontrarte en el sofá sentado con mi mamá viendo algún programa tonto de televisión.

Simplemente… me hubiera gustado poder decirte: papá.

Anuncios

4 comentarios sobre “Me hubiera gustado conocerte más…

  1. Gracias por compartir esta historia, la vida es como es, un misterio, pero lo bello es tener la oportunidad de la vida misma y a esos dos que se unieron para darnos esa oportunidad hay que darles gracias.

    Me gusta

Dime qué piensas de este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s