50 mil cosas

2015, gracias por dejarme vivir

Iba a empezar este post escribiendo que el 2015 fue un año en el que aprendí mucho, pero no. Este año no aprendí, este año viví.

En el 2015 me decidí a vivir. Hice cosas que siempre quise hacer, pero esta vez sin pensarlo tanto. Me pinté el cabello, viajé, me enamoré, dije ´te quiero´ y ´te extraño´. También aprendí a decir no.

Este año crecí mucho, sonreí demasiado, lloré de felicidad y caminé sin preocupaciones a la orilla del mar, recogí hojas de otoño y disfrute del verano. Este año entendí que todo tiene solución.

Este año tomé fuerzas para enfrentar cualquier cosa que la vida me pueda traer, porque ante cualquier adversidad me voy a aferrar a la esperanza de las miles de bendiciones y recuerdos que este año me deja.

El 2015 no se puede despedir sin agradecer a Dios por siempre llevarme agarradita de su mano, por haber mandado a una familia llena de defectos, pero repleta de amor. Porque cada día me permite levantarme y tener el trabajo de mis sueños. Porque ha puesta a seres humanos maravillosos en mi camino, que han venido a darme una lección de vida.

2016, no te pido que seas mejor que el año que hoy despido, solo te pido que ya no me dejes aprender, sino seguir viviendo.

Anuncios

Dime qué piensas de este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s