#MiDiario·50 mil cosas

#MiDiario: Versos de una tarde julio

Y entonces, en medio de la noche fría y oscura,

la desilusión la cobijó y la hizo su cautiva.

Llegó victoriosa y alzada, pero benevolente.

 

No preguntó de razones, solo abrazó su soledad,

Tampoco recordó sus advertencias; optó por escuchar.

Ella disfrutó de su compañía, se sintió reconfortada.

 

“¡Ay desilusión, no me dejes nunca!”, decía entre sollozos,

“No me dejes nunca, quédate a mi costado,

Porque es mejor tu verdad, que mi mundo desolado”.

 

La noche murió con el canto de las aves,

ella despertó con un vacío en el pecho,

no era un sueño, sino un efecto,

aquella noche,  la desilusión de su  alma se había adueñado.

Anuncios

Dime qué piensas de este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s