¿Cómo van tus propósitos para el 2019?

Enero está a punto de despedirse y con él pueden también decir adiós algunos o la mayoría de los propósitos que nos planteamos al iniciar el año.

¿Te ha pasado?

A mi sí y no sólo una vez, varias. Muchos años me he propuesto miles de cosas y ya para febrero ni me acuerdo de mis objetivos, y lo sé, no es algo de lo que me sienta orgullosa, pero es la verdad y ese ya es un punto a mi favor.

Reconocer que he estado haciendo algo mal respecto a mis propósitos para cada año es un punto de partida.

Lo curioso es que no es algo que me pase sólo a mi, según varios estudios, sólo el 20% de las personas que se plantean cambios para el nuevo año acaban por cumplirlos, la mayoría abandonan sus promesas tan pronto como la segunda semana del año y el resto se olvida de ellos más o menos por estos días, es decir a inicios de febrero.

Consejos sobran por el inmenso mundo del internet, pero hoy vengo a contarte lo que me ha funcionado a mi y cómo me siento aún muy motivada respecto a mis propósitos para este 2019.

Mis tips son tres y son bastante sencillos.

1. Ve por partes
Empieza por establecer metas para cada día, luego cada semana y después para cada mes del año, eso va a ser que tus objetivos sean más fáciles de cumplir y no te desanimes pronto cuando veas que estás lejos de tu cumplir tus deseos.
Por ejemplo, una de mis metas para este año es tomar más agua. Mi objetivo de enero era tomar dos litros de agua diarios. Para febrero espero aumentarlo a 2.5 litros y así hasta sentir que mi cuerpo está bien hidratado. Fácil, un paso a la vez, sin presiones.

2. Lápiz y papel
Sí, una forma de mantenerte motivado y continuar trabajando en tus propósitos es escribiéndolos para poder llevar un seguimiento de los mismos y de tus logros, por muy pequeños que sean.
Yo me decidí por hacer en mi bullet journal una sección para el seguimiento de mis hábitos para tener un panorama más claro de mis avances y tener un control de cómo me siento cuando voy cumpliendo mis pequeñas metas. Es una sensación maravillosa.
Además, este año diseñé un “vision board” para tener más claro lo que quiero y recordar mis razones y motivos cada vez que lo veo. Una forma de no olvidar mis propósitos y estar enfocada.

3. Fallar no significa rendirse
Volviendo al ejemplo de arriba, si un día no pude cumplir mi meta de tomar la cantidad de agua que deseo no significa que el siguiente día voy a dejar de hacerlo. Una cosa es caerse y otra rendirse. Entonces, si hoy no pude con mi objetivo, mañana tengo otra oportunidad para intentarlo y decretar que lo voy a lograr. Se vale fallar, pero no se vale renunciar.

No es necesario esperar al año nuevo para proponerte cambios que mejoren tu calidad de vida, ni siquiera es necesario esperar al lunes. Hoy es el día perfecto para comenzar.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. En 2017 cumplí la mayoría de mis propósitos, y es super gratificante!! El hecho de ver que eres capaz de lograrlo… En 2018 me propuse demasiadas cosas que tenían un desenlace algo abierto, he aprendido que no se puede proponer “mucho” ni “más”, hay que poner cifras. Por ejemplo, leer 20 libros al año. O, como bien decías, beber X litros. Eso está muy bien. Ánimo!!! Verás que bien sienta al hacer un balance.

    Le gusta a 2 personas

  2. Como dices, es muy gratificando ver que logras lo que te propones. Es la mejor parte.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

Dime qué piensas de este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s