En ruta a los 30: ¿Crisis?

el

Hace un par de meses les conté que al estar cerca de cumplir 30 años me había entrado la necesidad de cuidar más de mí.

Me empecé a preocupar más por el cuidado de mi piel, mi cabello y el rostro, sentí la necesidad de tomar más agua y menos café.

Pero esa necesidad de estar y sentirme plena va más allá de cremas hidratantes, tés de hierbas, mascarillas y pequeñas caminatas diarias.

Hay algo más. Algo que grita dentro mí: Liberación.

Una necesidad de estar y sentirme estable en todos los sentidos de tu vida: física, mental, espiritual y sentimentalmente.

De pronto, ya no me quiero complicar por cosas triviales, que no aportan nada a mi desarrollo personal, que me roban la paz

Ya no estoy dispuesta a desgastarme en cosas, comentarios, personas o experiencias que me roban mi preciada tranquilidad.

Yo no sé si es la crisis de los 30 o si todas vivimos esta situación de cambios al dejar de ser unas “jóvenes adultas” a ser completamente “adultas”, o si pasa específicamente a una edad, pero tu mente, tu cuerpo y todo dentro de tí pide a gritos un cambio.

De pronto aparece la necesidad de cuestionarnos cosas, de preguntarnos por qué y para qué. ¿Qué aporta esto o aquello a mi vida?, ¿me hace feliz?

Al mejor estilo de Marie Kondo: “This brings you joy?”

De repente ya no importa el qué dirán, hago lo que quiero porque quiero hacerlo, porque me da cierta satisfacción, porque me llena de vida.

Ya no hago nada que no quiera hacer solo “por compromiso”, por “cumplir con las reglas”.

Ya descubrí que en verdad la vida es corta. Se va en un suspiro.

Ahora tengo una necesidad grande de explorar, de descubrir nuevas cosas y nuevas sensaciones, de tener muchas aventuras y de archivar recuerdos. De vivir.

Ahora quiero organizar mi semana, ordenar mi vida (meterial y espiritual). Ahora quiero y puedo salir sin maquillaje, sin complejos.

Ahora quiero y puedo vestirme con tenis y camiseta sin miedo a estar fuera de “tendencia”.

A sólo unas semanas de cumplir 30, me siento más libre que nunca, más joven que hace 15 años y con mas consciencia de lo que quiero, de lo que necesito y de lo que me sobra.
Quizás sea una crisis de identidad, de dejar de ser alguien para convertirme en alguien aún mejor. Las crisis se padecen, porque uno se está redescubriendo, está conociendo cosas que antes no había encontrado en su interior y eso te hace entrar en un conflicto interno.

Lo bueno es que las crisis pasan y siempre dejan una versión mejorada de nosotros mismos.

Y tu, ¿pasaste o estás pasando por algo similar?

Anuncios

Dime qué piensas de este post

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s